Seleccionar página

¿Qué es la Contraseña?

La contraseña del SAT, antes conocida como CIEC (Clave de Identificación Electrónica Confidencial), es un mecanismo de acceso a diferentes aplicaciones y servicios en línea que ofrece el SAT. La contraseña está conformada por tu RFC y una palabra clave para identificarte.

¿Quiénes deben contar la contraseña?

Personas físicas y morales que deban presentar ante el SAT trámites, solicitudes, declaraciones, consultas o avisos de forma segura a través de medios electrónicos.

¿Cuáles son los requisitos para obtener la contraseña?

Si aún no cuentas con ella, puedes realizar el trámite en línea en el portal del SAT o en alguna de sus oficinas. Para tramitarla necesitas:

  • Estar inscrito en el RFC.
  • Presentar una identificación oficial vigente (original y copia). En caso de personas morales también se debe presentar original y copia del poder notarial, que acredite la personalidad del representante legal.
  • Contar con una cuenta de correo electrónico.

 

¿Para qué tener la contraseña del SAT?

Con tu contraseña puedes ingresar al portal del SAT y realizar cualquier trámite desde tu computadora o teléfono inteligente. Sin importar si eres persona física o moral, ya que se ha implementado esta posibilidad para que todos los contribuyentes puedan cumplir sus obligaciones de manera más fácil y cómoda.

¿Qué trámites puedo realizar en línea con la contraseña?

  • Ingresar al buzón tributario.
  • Emisión de facturas en mis cuentas.
  • Presentar declaraciones mensuales, bimestrales y anuales (excepto personas morales).
  • Movimientos al RFC.
  • Actualización de datos al RFC.

 

¿Cuál es el valor probatorio de la contraseña?

“Regla 2.2.1. de la RMF2020”:

Para los efectos del artículo 17-D del CFF, la Contraseña se considera una firma electrónica que funciona como mecanismo de acceso en los servicios que brinda el SAT a través de medios electrónicos, conformada por la clave en el RFC del contribuyente, así como por una contraseña que él mismo elige, la cual podrá cambiarse a través de las opciones, por medios electrónicos, que el SAT disponga para tales efectos.

La Contraseña sustituye la firma autógrafa y produce los mismos efectos que las leyes otorgan a los documentos correspondientes, teniendo igual valor probatorio.

¿Cuál su vigencia?

La Contraseña tendrá una vigencia de 4 años, contados a partir de la generación o la última actualización que se realice, la cual se deberá renovar por cualquiera de los medios que el SAT ponga a disposición.

Ahora, la vigencia de la contraseña del SAT es independiente de si es utilizada o no. Antes de esto, la contraseña era bloqueada si no se usaba en un periodo de cuatro años.

 

Pin It on Pinterest